Nº 25 - Diciembre 2006

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL MUNDO DE LOS HEDGE FUNDS

José Luís García Alejo, Director de Análisis y Gestión de INVERSIS Banco.

 

Si uno busca el nombre de Alfred Winslow Jones en wikipedia obtiene la trayectoria profesional del que es considerado padre de la industria de los hedge funds. Un australiano emigrado a los EE UU, doctor en Sociología, graduado en Harvard y que tras su paso por la revista Fortune decidió aprovechar sus conocimientos para ser aplicados al mundo de las finanzas.

Su (brillante) idea era tan interesante como sencilla: eliminar el riesgo de comportamiento a la baja de los mercados en su cartera de acciones. ¿Cómo?. A la vez que mantenía una cartera de acciones favoritas decidió ejecutar una venta en corto de otras y por un valor similar al de la cartera comprada. El efecto combinado del comportamiento de los títulos que tenía y de los que había vendido en corto debía proporcionar protección a su cartera frente a la evolución del mercado. Casi era irrelevante lo que hiciera el mercado. El valor de su cartera se apoyaba en una buena elección de los títulos que mantenía y de los títulos que debía vender en corto. No de la dirección de los mercados. Era 1949. Había nacido una nueva forma de entender la inversión y el ahorro.

Uno de los impulsos más notables que la industria del los hedge funds vivió vino de la mano del desarrollo de la propia industria «tradicional». Apertura, internacionalización y generalización de las mecánicas de inversión que trajeron un efecto no deseado sobre las finanzas: los mercados comenzaron a presentar elevados grados de correlación entre sí, especialmente en momentos de incertidumbre. Una forma de escapar a este efecto pernicioso fue la búsqueda de gestores y activos «no correlacionados» ¿Dónde estaban la mayoría de ellos? En el mundo hedge.

Seguro que en nuestra memoria histórica aún conservamos alguno de los eventos en los que los hedge funds han sido actores principales, al menos nominalmente. La crisis de la libra esterlina y el antiguo Sistema Monetario Europeo, la quiebra del Long Term Capital Management (LTCM) en EE UU o más recientemente la rebaja del rating crediticio de Ford y General Motors, o el episodio de crisis de la Corona islandesa. Todos ellos vienen asociados a periodos turbulentos y de incertidumbre. Sin embargo, probablemente, son más las bondades que podemos asociar a esta industria, especialmente en relación con las condiciones generales de mercado.

La leyenda de estos productos y su salto a la «fama» se ha visto acelerada por sus positivos resultados en relación a la mayoría de las clases de activos existentes en el periodo 2000-2002, cuando la renta variable tuvo un periodo prolongado de caídas. En cualquier caso, podemos decir que la industria de los hedge funds tiene hoy un papel relevante en el comportamiento de los mercados y representa una opción al ahorro a tener en cuenta. En algo más de medio siglo han pasado de ser productos restringidos a unos pocos individuos caracterizados por tener patrimonios personales elevados, a ser una herramienta habitual de inversión para clientes institucionales e incluso para el mundo minorista (retail).

También su fama ha cambiado. Es cierto que en el imaginario común de los inversores, los hedge funds han sido asociados a producto de riesgo, pero no es menos cierto que desde su papel de producto elitista, de riesgo elevado o «caja negra» cada vez de forma más intensa se percibe que se está pasando a considerarlo como parte necesaria de la composición de carteras de ahorro diversificadas sea cual sea el tipo de inversor.

¿Qué es en concreto un hedge fund?

Desgraciadamente, no existe una definición cerrada de lo que es un fondo hedge. Se trata de un concepto abierto y amplio. En este sentido, la mayoría de la literatura financiera se decanta, antes que por dar una definición unívoca de lo que es un hedge fund, por señalar algunas de las características que permiten identificar a éstos.

 

Características que hacen referencia a la política de inversión del vehículo

Los hedge funds suelen tener políticas de inversión flexibles. El gestor no depende de una estrategia cerrada de inversión.

* Los objetivos del fondo están relacionados con los conceptos de retorno absoluto y/o preservación del capital. Esta es probablemente la característica que más veces se tiende a identificar con un hedge fund. Sus retornos en el tiempo suelen ser relativamente estables y además, gozan de una característica adicional, el de la volatilidad relativamente inferior a la de las clases de activos tradicionales, que les hacen disfrutar de una posición positiva dentro de las clases de activos a elegir.

* Son fondos que evitan vincular su política de inversión a un benchmark o índice de referencia. Esto no significa que no tengan una estrategia de inversión, sino que ésta es flexible.

* Utiliza estrategias de inversión no habituales. Las estrategias empleadas van más allá de las usuales (las denominadas long only). Así, aunque luego las repasemos, en estos momentos podemos anticipar cuáles serían las grandes familias:

- Las de Equity hedge (cobertura de renta variable)

- Las denominadas Event Driven (actuaciones guiadas por eventos corporativos empresariales)

- Global Macro (actuaciones guiadas por las expectativas de evolución de los mercados en relación a las expectativas macroeconómicas del gestor)

- Managed Futures (estrategias de gestión de futuros en cualquier mercado)

- Relative Value (estrategias que aprovechan las discrepancias de precios percibidas entre activos o clases de activos similares)

* Apalancamiento. Otra de las características de los hedge funds tiene que ver con el uso de herramientas de financiación para apalancar la posición patrimonial del fondo. No todas las estrategias requieren del mismo grado de apalancamiento. 

Características que hacen referencia al gestor

* Talento. La mayoría de estos fondos van asociadas a gestores o grupos reducidos de gestores que demuestran que son generadores sistemáticos de alfa. Esto significa, que son capaces de aportar rentabilidad a través de la selección adecuada de las estrategias hedge de forma sistemática, independientemente de lo que hagan los mercados.

* Experiencia. Por lo general, los individuos que gestionan este tipo de fondos han tenido una larga experiencia en mercados financieros en lo que hace referencia a entornos de gestión «tradicionales».

* Alineación de intereses. Por lo general, el gestor suele ser accionista o partícipe del fondo o vincula su retribución al resultado del fondo.

Características que hacen referencia al vehículo de inversión

* El régimen de reembolsos / suscripciones suele fijarse para periodos mensuales, trimestrales o incluso de frecuencia más baja. Habitualmente los vehículos hedge no ofrecen la flexibilidad de los fondos más tradicionales, que suelen tener frecuencia de negociación diaria o semanal. El tipo de inversiones, que en ocasiones no ofrecen la flexibilidad para ser liquidadas rápidamente, requiere que estos fondos tengan ventanas de suscripción de frecuencia mensual o superior y ventanas de salida de la misma frecuencia que además, en ocasiones, requieren adicionalmente un preaviso.

* Comisiones de gestión / comisiones de éxito (high water mark). Por lo general, retornos estables con bajas volatilidades, han de ser algo más caros que la gestión tradicional. Ahora bien, en la línea de alinear intereses, las gestoras optan por cobrar por el éxito y reducir la parte fija de la comisión. Muchos hedge funds tienen comisiones de gestión fija bajas, pero añaden un plus por el éxito del performance de la cartera. Además, objetivan el cobro de este éxito a través de la denominada marca de agua (high water mark), que es una garantía de que el gestor sólo cobra por el éxito efectivo.

* Lock ups. Esto son periodos en los que el inversor queda vinculado a la gestión dentro del vehículo. Este tipo de requerimientos aparecen por razón del tipo de activos subyacentes en los que se invierte (estrategias de maduración lenta, activos comprados OTC o en mercados no líquidos,...)

* En general también se puede decir que son vehículos que gozan de un régimen legal, menos intervencionista y más flexible que sus homólogos «tradicionales».

Todas estas características nos dan una idea de lo que son los rasgos que definen un hedge fund. No todos aparecen en todos los casos, pero si en su mayoría.

Estrategias de inversión

Como hemos mencionado, no todos los hedge funds son iguales. En su propia naturaleza está la flexibilidad, sin embargo, podemos identificar lo que son las principales estrategias de trabajo y que dan lugar a familias más o menos homogéneas. La lista siguiente, de Hedge Fund Research,  no pretende ser exhaustiva, pero la clasificación que ofrece es un buen compendio de lo que pueden hacer los fondos hedge (www.hedgefundresearch.com).

 

* FONDOS DE FONDOS HEDGE (ver más adelante)

* ARBITRAJE DE CONVERTIBLES (Convertible Arbitrage). El gestor busca oportunidades de arbitraje entre el contado y el convertible de una acción. Es habitual, por ineficiencias del mercado, que en los convertibles, en sus primeros momentos de vida especialmente, exista una infravaloración respecto al contado.

* VALORES EN DIFICULTADES (Distressed Securities). Las reorganizaciones empresariales, suspensiones de pagos, liquidaciones, tienden a ofrecer oportunidades de inversión por una mala evaluación del valor de los activos en relación al precio de mercado.

* MERCADOS EMERGENTES (Emerging Markets). Inversión tanto en RF como en RV de países emergentes. El control de la liquidez de los activos comprados-vendidos suele ser crítico.

* RENTA VARIABLE CON COBERTURA (Equity hedge). Cesta de valores larga cubierta por una venta en corto de otra cesta o índice, o bien con derivados.

* RENTA VARIABLE SIN COBERTURA (Equity non-hedge). Cesta de valores seleccionada (stock picking) con sesgo habitualmente largo.

* GUIADOS POR ACONTECIMIENTOS (Event Driven). Se trata de buscar desajustes en precios ante hechos corporativos relevantes o que puedan tener impacto suficiente en la cotización de un activo (spin off, publicación de resultados,...).

* RENTA FIJA: ARBITRAJE (Fixed Income Arbitrage). Toma de posiciones largas/cortas entre activos de RF sin buscar la direccionalidad del mercado, si no las ineficiencias del mismo.

* RENTA FIJA: CONVERTIBLES (Fixed Income: Convertible Bonds). Selección de activos de renta fija convertibles (es una estrategia claramente direccional).

* RENTA FIJA DIVERSIFICADA (Diversified Fixed Income). Multiestrategia RF: duración, pendiente, bond picking, trading de futuros...

* RENTA FIJA ALTO RENDIMIENTO (Fixed Income: High Yield). Selección de activos de RF fuera del denominado grado de inversión (investment grade). Se trata de seleccionar activos con baja calificación crediticia y aprovecharse de los diferenciales del crédito (spreads) y del conocimiento del subyacente.

* RENTA FIJA: ACTIVOS CON GARANTÍA HIPOTECARIA (Fixed Income Mortgage Backed Securities). Inversión en activos de RF cuyo spread viene respaldado de forma adicional por la garantía hipotecaria de determinados activos.

* MACROECONOMÍA (Global Macro). Busca las ineficiencias entre el comportamiento de las variables macro de un país (o zona) y los mercados de tipos, divisas o renta variable del mismo.

* OPORTUNIDADES DE MERCADO (Market Timing). Búsqueda de corto y medio plazo de cambios de tendencia en la valoración de activos.

* ARBITRAJE DE FUSIONES (Merger Arbitrage). El gestor busca explotar ineficiencias en canjes y condiciones fijadas para una fusión en el mercado (mejoras, fracasos, cierre de oportunidades no arbitradas,...).

* REGULATION D. Especialidad para valores de EE UU.

* ARBITRAJE DE VALOR RELATIVO (Relative Value Arbitrage). La forma más sencilla de presentar esta estrategia es a través del conocido pair trade. Es decir, poner a competir una estrategia entre dos valores, uno corto y otro largo.

* SECTORIAL (Sector). Apuestas oportunistas sobre sectores en RV.

* VENTA EN CORTO (Short Selling). Venta de posiciones en corto.

En general, se puede decir que estas estrategias son agrupables en tres familias. Las llamadas neutrales contra el mercado (market neutral), las direccionales, que apuestan por un determinado comportamiento del mercado y las que buscan oportunidades al amparo de eventos corporativos o situaciones específicas de un activo (event strategies).

Los retornos de las estrategias son bien diferentes, pero en general se puede hablar de algunas pautas comunes. Suelen ser estrategias que en promedio ofrecen menores volatilidades que las categorías de activos comparables tradicionales o la mezcla de éstas.

 

 

En este sentido y como se menciona en el apartado de estrategias, intuitivamente, uno debería decir que una buena mezcla de estrategias, puede producir efectos aún más beneficiosos. Este es uno de los motivos que ha dado lugar a lo que en los últimos años es la figura más común: el fondo de hedge funds. Una vez más, y acudiendo a Hedge Fund Research (HFR), podemos decir que aproximadamente el 80% de las nuevas aportaciones a la industria hedge han ido a estos vehículos en los últimos años (2000-2004). ¿Por qué?. Porque son más populares, más accesibles, menos arriesgados.

De los aproximadamente 7.500 fondos hedge que hay en el mercado, sólo 1.600 son Fondos de hedge funds. Sin embargo, recogen aproximadamente el 40% del patrimonio total dedicado a estos vehículos, que según la mayoría de las consultoras se sitúa por encima de 1.000.000 mill. de €.

Para asegurar la calidad de los fondos de fondos se requiere una buena selección, una buena combinación de activos y un seguimiento exhaustivo de la cartera. No vale con tener buenos gestores de hedge, sino saber elegirlos y combinarlos en una cartera.

¿Qué papel juegan los hedge funds en los mercados actuales?

Uno de los tópicos de discusión que siempre aparecen al hablar de los hedge funds es si su papel es positivo o negativo para el mercado. Si lo ayudan o lo distorsionan. Si son fuente de riesgo o no.

Indudablemente hay factores positivos que son observables y atribuibles a los hedge funds. Primero, hay que decir que los hedge funds han puesto encima de la mesa una nueva forma de invertir y una nueva forma de diversificar riesgos en carteras suficientemente amplias. En segundo lugar, los hedge funds están mejorando la liquidez global del sistema. Es reseñable que por su propia filosofía (la búsqueda de oportunidades y arbitrajes), hacen que mercados locales e ilíquidos se vuelvan mercados de mayor transparencia y de profundidad razonable. Es decir, mercados más eficientes desde el punto de vista de la formación de los precios. Finalmente, y como efecto, más que como causa, hay que decir que los hedge funds han sido uno de los jugadores esenciales en la rebaja de la volatilidad a nivel mundial.

Ahora bien, después de los episodios mencionados al principio de este artículo, y en especial el del LTCM, las autoridades están preocupadas por el posible riesgo sistémico que implican algunas de las actuaciones de estos fondos.

Derivado de la concentración de estrategias en activos o mercados con liquidez esencialmente generada por los hedge funds, así como del nivel de apalancamiento de los propios fondos, un evento aislado e inesperado puede tener un efecto dominó indeseado, que a través de sencillos mecanismos de contagio acabe por afectar a la estabilidad del sistema financiero en su conjunto.

El escenario indeseado comenzaría por las dificultades de un fondo hedge cuyos activos pierden repentinamente valor y cuya correspondiente liquidación implicara asumir pérdidas elevadas. Esta situación, en el caso de un fondo fuertemente apalancado, traslada riesgos a su financiador, que ante el impago del fondo se ve obligado a vender colateral de forma rápida. Si la contrapartida no está bien diversificada (desde el punto de vista del número de agentes que participan en la financiación) o los mercados en los que se negocie el colateral son poco eficientes, se puede provocar un efecto dominó que induzca no sólo la quiebra del fondo hedge en particular, sino las dificultades del financiador y el mal comportamiento de los mercados en los que ambos han intervenido. Este tipo de escenarios crean una incómoda sensación de incertidumbre que persiste en el tiempo. Hemos definido un escenario indeseado y poco probable en las condiciones actuales, pero que no es imposible.

Parece claro que las políticas preventivas enfocadas a mejorar los sistemas de control de riesgos y cierta disciplina respecto al grado de apalancamiento son necesarias. Los esfuerzos más visibles desde la quiebra del LTCM han ido encaminados en esta línea. Regulaciones algo más estrictas respecto al grado máximo de apalancamiento de estos vehículos, un mejor conocimiento de los riesgos asumidos por parte de los «financiadotes» y una mejor diversificación de los riesgos asumidos.

El documento de la CNMV emitido este año sobre la industria de los hedge funds recalca lo que entiende como algunas de las fuentes de riesgo para los mercados:

* El creciente peso de una industria cuyo grado de regulación es menor al de la industria tradicional de la inversión, lo que deja muchos de estos vehículos en zona de escasa transparencia.

* La ausencia de mecanismos de mercado que impidan un efecto contagio automático en según qué mercados.

* La concentración de los riesgos de contraparte, ya que el número de agentes financiadores está concentrado en algunas ocasiones y exige un control de riesgos más exhaustivo.

* Un apalancamiento excesivo, que es un claro mecanismo de amplificación de problemas.

* La prolifereación de este tipo de fondos, como indicarían los modelos schumpeterianos, reduce las probabilidades del éxito individual marginal. Las oportunidades de arbitraje son cada vez menos frecuentes y con un margen menor, por lo que para sacar partido hay que buscar o bien grados de apalancamiento superior o bien mercados más arriesgados.

* La concentración de estrategias y operaciones es otra fuente de riesgo, ya que la actuación concentrada de los fondos hedge en mercados de los que ellos mismos son los que proporcionan la fuente principal de liquidez puede generar una amplificación de los efectos adversos.

Quizá no haya que culpar en primera persona a los hedge funds, ya que las estrategias que siguen hoy son replicadas por muchas tesorerías de entidades financieras, cuyo poder para mover mercados es desde luego también notable.

Todos los estudios convienen finalmente en una serie de recomendaciones comunes que van orientadas hacia la mejora de los mecanismos de liquidez de los mercados, el aumento de la transparencia (políticas de inversión en especial), el uso eficiente de un grado de apalancamiento algo menor y una tutela institucional efectiva que no coarte la flexibilidad de la que gozan estos instrumentos. Este último punto es el que puede encontrar algo más de fricción en la medida en que los hedge funds sí creemos que son buenos instrumentos para una efectiva asignación de riesgos y recursos a través del mecanismo de mercados. Una regulación excesiva les haría perder parte de este papel.

¿Qué beneficios aporta en una cartera la introducción de un hedge fund?

El retorno ajustado a riesgo, para una cartera que incluya en una cierta proporción activos tipo hedge,  mejora de forma significativa. Aquí nos remitimos a uno de los muchos ejercicios que en la industria se hacen para demostrar esta afirmación, el de MAN Investments.

 

 

 

 

Una de las razones que permiten argumentar que este diferencial es sistemático, es que la proporción de la cartera que se invierta en estrategias hedge tiene la posibilidad de lograr un desempeño positivo en el caso de que la dirección de los mercados tradicionales sea desfavorable. En todo caso hay que ser cuidadoso con los retornos históricos de los fondos hedge en la medida que tienen un fuerte sesgo del superviviente y se trata de una familia de fondos en la que la información fluye de forma poco eficiente.

En nuestra opinión, para carteras suficientemente diversificadas, la inclusión en las mismas de una proporción de activos expuestos a estrategias hedge será beneficioso para el comportamiento de la misma en términos de mejora de rentabilidad y reducción de la volatilidad global de la cartera.

¿Qué tipo de hedge fund seleccionar?

El trabajo de selección del activo para incluir en una cartera no es una cuestión sencilla. Los modelos habituales de selección de fondos para la gestión tradicional basan los procesos de selección en un doble método cuantitativo-cualitativo.

La mayor regulación, transparencia, etcétera, permiten que el proceso de selección tenga su origen en la parte cuantitativa y complete el círculo con un análisis cualitativo detallado. Los modelos media-varianza, el análisis del comportamiento de las matrices de correlación, la consistencia de los retornos, el análisis de los periodos de máxima caída de un fondo y cómo reacciona el gestor ante ellos, el apuntamiento y la curtosis de las distribuciones de retornos...son algunas de las herramientas empleadas para el análisis y que permiten a partir de ingentes bases de datos depurar los fondos que son aceptables de aquellos que no lo son. A este grupo de fondos se les aplican nuevos filtros y modelos que generan una jerarquía de los mismos.

Posteriormente, se realiza un detallado análisis cualitativo (revisión del proceso de inversión, del equipo, de los procedimientos administrativos,...) que genera modificaciones en la jerarquía anterior. Con ella se toman decisiones, que además, no son homogéneas, sino que están en función de las necesidades del cliente (de la cartera). Así, de forma resumida funcionan la mayoría de los procesos de selección de fondos de gestión tradicional.

Para los fondos hedge,  el análisis debe ser diferente. En primer lugar, se debería invertir el orden de ejecución de tareas. Primero las de naturaleza cualitativa y después las de naturaleza cuantitativa. Pero, no sólo es el orden de tareas, sino que además éstas son bien diferentes.

Por ejemplo, podemos hablar de que la industria en su fase de análisis cualitativo de hedge funds suele enfocar el conocimiento del fondo a través de herramientas diferentes. Un estándar creciente para la primera evaluación viene en los cuestionarios de AIMA (Alternative Investment Management Inc.; www.aima.org), que suponen, en nuestra opinión una buena herramienta de acceso inicial al proceso de análisis cualitativo en este universo, ya que la información disponible de forma pública es de peor calidad y más dispersa. A partir del cuestionario se pueden trabajar visitas y contactos con el denominado prime broker y otras instituciones en contacto con el fondo. Suele ser de gran valor añadido para tener una base de datos actualizada, un networking potente.

Después viene el análisis de datos, lo cuantitativo. En ocasiones, este análisis incluso se vuelve irrelevante porque muchas de las oportunidades de inversión se detectan en fondos de inversión sin track record suficiente o sin volumen suficiente.

Sin embargo, si hay datos suficientes, hay que señalar que los análisis de la gestión tradicional aquí suelen revelarse como insuficientes, incluso engañosos. En este sentido creemos que habría de señalarse como relevante que:

a) Las series de datos suelen requerir  trabajos de tratamiento previo para su depuración (eliminación del ruido). Una de las tareas más necesarias es la de la agrupación de activos (clustering) en función de los objetivos de inversión que se tenga.

b) La asunción de que la distribución de retornos responde a una distribución normal suele ser inválida. Los retornos de los hedge no tienen por lo general este tipo de distribución.

c) El análisis de las colas de la distribución (especialmente, la consistencia del comportamiento de la gestión tras periodos adversos en retorno).

d) El análisis de la forma de la distribución, en especial, no la media y la varianza, sino los momentos de orden superior, que suelen aportar más información. Los modelos media varianza y el simple análisis de las matrices de correlación no suelen ser suficientes.

e) El estudio de auto correlaciones

f) La consistencia entre el estilo indicado por el gestor y la distribución de retornos esperados ex ante, ya que uno de los problemas más comunes es que un fondo se autocalifique de una forma, pero lo que realmente haga sea algo bien diferente.

En definitiva, la industria de los hedge funds requiere un tratamiento de selección diferente al la gestión tradicional. Y no hay que engañarse exponiendose al mundo hedge sin haber hecho este trabajo, simplemente guiándose por los retornos históricos, es una fuente de riesgo. Si en el caso de los fondos de gestión tradicional el aforismo «rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras», para el caso de los hedge funds esto es más importante.

Los «jugadores»

Aunque el esquema es común, reproducimos una versión asimilable a la que recoge el informe de la CNMV, sobre la industria, recientemente publicado.

 

 

Quizá respecto al esquema tradicional de la gestión, el papel diferente más relevante es el del denominado prime broker, ya que suele ser el proveedor de servicios de custodia, préstamos de valores, financiación, elaboración de informes,..., lo que no deja de ser sino el primer nivel de control de que el fondo ofrece unas garantías determinadas.

La accesibilidad al gestor o al prime broker es siempre restringida. El celo para guardar las estrategias suele ser el argumento fundamental para no ser plenamente transparentes o accesibles.

España y la industria de los hedge funds

Toda esta introducción debe servir para situar a la industria de los fondos de inversión hedge en España. El colofón, desde el punto de vista de la industria hedge, a la Ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva ha sido la publicación del correspondiente Reglamento 1309/2005 para su desarrollo, la Orden Ministerial EHA / 1199/2006 y en particular de la Circular de la CNMV 1/2006 de mayo de este año.

En esta normativa se recoge el grueso del desarrollo normativo para lo que en nuestro ordenamiento se viene a denominar Fondos de INVERSIÓN LIBRE. El regulador ha pretendido con esta normativa, dentro de los necesarios parámetros de seguridad jurídica, ponderar por igual la flexibilidad y la protección para el inversor. Algunos de los detalle de la gestión de instituciones de inversión colectiva de inversión libre serían los siguientes:

a) La gestión de hedge funds es un nuevo negocio que requiere, en primer lugar, una autorización administrativa previa de la CNMV.

b) La autorización requiere disponer de:

* Medios suficientes, experiencia y conocimientos.

* Planes de formación y evaluación.

* Aplicaciones informáticas y herramientas para la gestión y el control de riesgos.

* Requerimientos de recursos propios exigibles del 4% de los ingresos brutos de esta actividad.

* Segregación clara de funciones internas / externas.

* Detalle de los procedimientos de control de riesgo.

* Detalle de los procedimientos de política de inversiones.

* Separación del proceso de valoración / inversión.

c) Adicionalmente la norma permite además delegar alguna de estas tareas, pero reteniendo ciertos recursos para evaluar que la cesión de actividad se haga bajo parámetros de control del riesgo y calidad.

En general, otro de los objetivos de la regulación normativa doméstica, es crear el ambiente necesario para el desarrollo de una industria local de hedge funds potente. Tenemos una industria de fondos tradicionales relativamente desarrollada y madura, pero una incipiente industria local de hedge funds. Así, aunque la normativa previsiblemente dará lugar al nacimiento de más Fondos de Fondos de Inversión Libre (fund of hedge funds) que a Fondos de Inversión libre (hedge funds), si que es una buena herramienta para cubrir este objetivo de desarrollo de esta industria.

Otros aspectos destacables de la norma y que merece la pena hacer referencia a los mismos serían los que definen los rasgos de los fondos de inversión libres:

a) Que para invertir directamente en IIC Libres hay que hacer un desembolsos mínimo de 50.000€. Además, las entidades que pretendan ejercer actividades de comercialización, sólo podrán dirigirse a los denominados «Inversores cualificados».

b) El apalancamiento está limitado a 5 veces su patrimonio

c) El cálculo del NAV (Net Asset Value) será al menos trimestral y coincidirá en frecuencia con los momentos posibles de reembolso / suscripción. En este sentido se trata de vehículos con unas condiciones de liquidez restringida respecto a la gestión tradicional.

d) La firma de un documento específico en el que el partícipe reconozca expresamente los riesgos en que incurre al invertir en este tipo de fondos

En el caso de las IIC de IICs Libres hay algunas modificaciones a estos requerimientos de las cuales merece la pena señalar las siguientes:

a) Al menos el 60% del patrimonio de un fondo de fondos libres estará invertido en IIC Libres como las ya definidas anteriormente.

b) No podrán concentrar más del 10% en una posición única

El nacimiento de esta industria representa una gran oportunidad para gestoras y agentes del mercado, así como para los ahorradores para los que hasta ahora éste era un mundo ajeno y no accesible.

Como conclusión, podemos decir que los hedge funds son herramientas que han ayudado a mejorar la liquidez del sistema y a dotar de profundidad a mercados que hasta no hace mucho eran coto de unos pocos. Su regulación para dotar a los mismos de mayor transparencia, someterlos a un control institucional fuerte respecto a los riesgos asumidos, a la vez que se mantiene la posibilidad de apalancarse de forma moderada y mantener políticas de inversión suficientemente flexibles, son el mayor reto que se asume, no solo a nivel doméstico sino también internacional.

Un hedge fund desde el punto de vista de la inversión es una herramienta que por su capacidad diversificadora y menores volatilidades que los activos tradicionales puede formar parte de las carteras de los inversores. Eso sí, según el perfil de riesgo de cada uno.

Y finalmente, la selección de un buen fondo de inversión hedge es una tarea que no puede ejecutarse con las herramientas y técnicas que se emplean para la gestión tradicional, por lo que la elección de un asesor financiero de garantía, que además ofrezca una gama amplia de fondos, debería ser una de las primeras tareas que lleve a cabo un inversor que se acerque a este tipo de activos.